domingo, 29 de septiembre de 2019

El rey del camuflaje y ave de leyenda: Chotacabras Cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis)



En el mundo de las aves existen especies curiosas, enigmáticas, poco conocidas, con leyenda, …, y en esta nueva entrada, el protagonista es justamente una de esas especies que lo aglutinan todo: el chotacabras cuellirrojo o pardo (Caprimulgus ruficollis).

Por fin este verano he tenido la oportunidad de poder disfrutar de la observación de esta poco conocida y fascinante especie. Y el disfrute ha sido por partida doble porque, además del adulto, he podido ver por primera vez también a su precioso retoño a quien el adulto constantemente vigilaba y daba calor situándose encima.

Como curiosidad, antiguamente se pensaba que mamaba de las cabras. Su propio nombre procede de esta creencia: su nombre en latín, caprimulgus, deriva de capra y mulgere que significan “cabra” y “ordeñar” respectivamente. Y en castellano “chotar” es un término arcaico que viene del latín suctare, es decir, mamar.

Chotacabras Cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis)

El chotacabras cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis) - red-necked nightjar, en inglés; engoulevent à collier roux, en francés; y zata lepagorria, en euskera - es una especie de ave Caprimulgiforme de la familia Caprimulgidae.

Es una especie migradora. Durante la época estival podemos encontrarla en la Península Ibérica (a excepción de la zona norte y las islas) y el noroeste de Africa. Tras finalizar el verano, regresa a sus zonas de invernada, que se sitúan al sur de Mauritania y Mali, además de Senegal y regiones circundantes.

Se trata de un ave que luce un plumaje de los más miméticos que se pueden encontrar en el mundo de las aves y que le permite pasar absolutamente inadvertido cuando se posa entre la hojarasca o en la rama de un árbol. De hecho, es curioso ver cómo confían en su camuflaje. Es por ello por lo que con sumo cuidado, y manteniendo siempre una considerable distancia de seguridad para no molestarles, te puedes acercar lo suficiente sin que echen a volar. Ahora bien, también es cierto que, si en algún momento nos acercamos, cuanto menos tiempo lo hagamos, mejor será, para evitar incomodar al ave.

No presenta un dimorfismo sexual evidente a primera vista. Se caracteriza por sus grandes y negros ojos, así como por el collar pardo dorado que rodea todo su cuello y que supone, además, la mejor forma de diferenciarlo de su pariente cercano, el chotacabras europeo o gris (Caprimulgus europaeus).   
El plumaje de sus partes superiores es una mezcla de tonos grises, rojizos y pardos, con alas y cola pardas, con listas transversales pardas y manchas blancas. La garganta presenta una tonalidad blanquecina y los tonos de las partes inferiores tienden a castaño.

Chotacabras Cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis)

Chotacabras Cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis)

Sus medidas oscilan entre los 30 y 34 cm de largo, tiene una envergadura de entre 60 y 65 cm. Su peso ronda los 100 gramos.

Su longevidad se puede extender hasta los 10 años.

En cuanto al hábitat, se decanta por regiones cálidas y secas en zonas abiertas de arbolado disperso, terrenos arenosos con algo de vegetación y linderos de pinares, olivos, … si existen claros entre ellos.
Su alimentación fundamental consiste en invertebrados voladores aunque también puede cazar en el suelo otro tipo de invertebrados como saltamontes, escarabajos, …

El nido lo hacen directamente sobre el suelo aprovechando generalmente alguna pequeña hendidura del terreno. Se ha visto que en ocasiones, ante la sospecha de peligro, la especie es capaz de trasladar los huevos o los pollos a otro lugar cercano.

Chotacabras Cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis)

Chotacabras Cuellirrojo (Caprimulgus ruficollis)


Está considerado “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

Estado de conservación: LC (Preocupación Menor).


6 comentarios:

  1. Vaya pasada lo del pollo, nunca conseguí ver uno. Hace años encontré un nido con huevos y casualidades de la vida lo destruyó un rebaño de cabras. Enhorabuena Iñaki, gran trabajo. Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  2. Sensacional registro y fotos. Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  3. Grandes fotos de este pájaro.
    Es bueno que hayas encontrado un nido, el pájaro joven es hermoso.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Wow ... estoy en silencio!
    Qué suerte tuviste al ver este nido y qué espectaculares fotos de esta noche tragar. Clase.
    Un fuerte abrazo desde Holanda

    ResponderEliminar
  5. Interesantísima la información que nos ofreces de un ave que como dices dada su capacidad para mimetizarse con el entorno en el que se mueve, pocos han observado. Yo tuve la ocasión de observar otra especie similar en mi viaje a Madfagascar en el 2016. Enhorabuena Iñaki

    ResponderEliminar